Hábitos y costumbres

Desde el momento en el que el cachorro entre a la casa que será su hogar, es importante que vaya aprendiendo cuál es su lugar y cómo se espera que se comporte en él.

La educación de un perro debe comenzar desde pequeño para que adquiera los hábitos y costumbres que harán de él un miembro de la familia con buenos modales y capaz de convivir con quien sea, como sea y cuando sea.

Antes de intentar enseñarle o prohibirle cualquier comportamiento, es importantísimo entender que la mejor manera de hacer eso es mediante premios cuando hace algo bueno, e ignorándolo cuando hace algo malo.

Aunque quieran, no podrán estar con él todo el tiempo, por lo que es importante que aprenda a estar solo. Para lograr esto, déjenlo solo en un cuarto y sálgan durante 5 minutos. Vayan aumentando el tiempo paulatinamente.

Para un perro, los juguetes son una gran fuente de entretenimiento. Guárdenlos cuando esté acompañado, para que sean algo especial y no se acostumbre a ellos.

Enseñar a su perro a sentarse y quedarse así es de los hábitos más valiosos que puede aprender, pues allí se verá la educación de este integrante de la familia. Si aprende a hacer esto, lo podrá hacer en casa, en la calle, en el parque, y a donde sea que lo lleven.

Consejos para lograrlo

La mejor recompensa para él será ver a su familia feliz porque es obediente y lo sentirá en sus apapachos y en las voces felices que escuchará.



Youtube!