Comprar ahora

Aprende los cuidados de tu mascota

El equipo de Purina ha realizado investigaciones basadas en las experiencias profesionales especializadas. Los resultados de estas investigaciones están disponibles al público de manera gratuita. Simplemente buscá en las categorías a continuación para encontrar las respuestas que necesitás o explorá para aprender más acerca de los cuidados de los perros.

Cuidados estéticos

  • ¡Llegó la hora del baño!
    • Existen dos puntos importantes a considerar cuando bañas a tu perro: cómo hacerlo y con qué frecuencia.

    • ¿Con qué frecuencia debo bañarlo?

      La respuesta al segundo factor es “no con demasiada frecuencia”. El pelaje de un perro necesita aceites que se producen en la piel para permanecer suave y sedoso y prevenir quebrarse o dañarse. Si bañas a tu perro muy a menudo (todas las semanas, por ejemplo), eliminarás estos aceites esenciales.

      Como regla general sólo baña a tu perro cuando esté evidentemente sucio o huela realmente mal. De todas formas, no debe transcurrir demasiado tiempo ya que a algunos perros se les enredará o enmarañará el pelo. Cepillar periódicamente el pelaje entre baño y baño puede solucionar este problema. La cantidad ideal de tiempo entre los baños varia según el perro y también depende del clima y del momento del año.

    • ¿Cómo debo bañarlo?

      • Hazlo divertido. Felicita a tu perro con frecuencia. Comienza mientras él es cachorro así se siente cómodo.
      • Escoge un lugar apropiado según el tamaño de tu perro y al momento del año. El fregadero o un lavabo son de utilidad para cachorros y perros pequeños. Los perros grandes necesitan una tina de baño. Si afuera hace calor, puedes considerar el uso de una piscina inflable para niños o una manguera.
      • Coloca una alfombrilla de goma en el piso de la tina de la cual tu perro se pueda sujetar, esto lo ayudará a sentirse más seguro.
      • Reúne todas las cosas que se necesiten antes de comenzar: champú, toallas, posiblemente un balde. Una vez que comienzas el baño no debes dejar a tu perro solo, puede escaparse y deberás perseguirlo!
      • Utiliza agua tibia y champú. Utiliza un champú especialmente formulado para perros; si fuese posible, uno que no irrite los ojos.
      • La última parte del cuerpo de tu perro que mojes debe ser su cabeza ya que esto minimizará sus ganas de sacudirse.
      • Enjuaga bien. El exceso de jabón sobre la piel o el pelaje puede causar irritación produciendo escamas y molestias que pican. La irritación en la piel también puede ocasionarse por baños demasiado frecuentes.
      • En el momento de enjuagar, debes tener cuidado de que no entre agua en los ojos o los oídos del perro.
      • Después de un enjuague minucioso, seca al perro con la toalla. Durante el clima frío, mantén a tu perro adentro del hogar hasta que esté seco. Puedes acelerar el proceso utilizando un secador de pelo con aire tibio o frío, no caliente.


      Los perros adoran sacudirse bien para eliminar el exceso de agua. La sacudida comienza en la cabeza y se desplaza por el cuerpo finalizando en la cola. Cúbrelo con una toalla inmediatamente después del baño y evitarás mucha agua en las paredes.

      El baño también es una buena oportunidad para controlar la piel y el cuerpo de tu perro y ver si hay algo fuera de lo común. Palpa todo su cuerpo en busca de bultos o áreas ásperas. Comunícate con tu veterinario si descubres algo.
  • Cómo cuidar las uñas de tu perro
    • Mantener a tu perro feliz y saludable todos los días va más allá del alimento y el ejercicio. El corte de uñas es una tareas que todo dueño debería realizar. Al igual que las uñas de los dedos, las uñas de los pies del perro continúan creciendo y si no se las recorta pueden resultar muy incómodas para el perro y para el dueño.

      Tu veterinario puede darte una noción de cuándo es el momento para recortar las uñas de tu perro. De hecho, una opción es dejar que tu veterinario o peluquero canino lo haga (muchos lo harán por un pequeño arancel).

      Si decides hacerlo tú mismo, puedes pedirle a tu veterinario o peluquero canino que te muestren cómo hacerlo la primera vez. Aquí encontrarás algunos consejos prácticos para comenzar:

      • Comienza a preparar a tu perro o cachorro para esta parte de la rutina de aseo apenas lo lleves a tu hogar. Masajea sus pies y observa sus uñas; felicítalo y ofrécele golosinas o premios cuando se quede quieto, y muéstrale el cortaúñas. Estas experiencias ayudarán a reducir el temor de tu perro.
      • En el caso de algunos perros, se necesitan dos personas para realizar el trabajo. Una puede distraer al perro ofreciéndole golosinas o premios, rascándole las orejas o acariciándolo mientras que la otra se ocupa de los patas y corta las uñas.
      • Pídele a un profesional de las mascotas que te recomienden un cortaúñas apropiado para las uñas de tu perro.
      • Compra un polvo astringente donde adquieres los insumos para tu mascota; se lo utiliza para detener el sangrado en el caso de que cortes una uña demasiado corta.

    • Corte de uñas

      • Con delicadeza sostén y aprieta la pata de tu perro, lo cual ayudará a extender la uña. Encuentra la “raíz” observando la línea rosada que proviene de la base de la uña si el perro posee uñas claras. La raíz es una vena en la uña que alimenta el blanco de la uña, que no debes cortar.
      • Con uñas más oscuras, resulta más difícil detectar dónde comienza la raíz. En este caso asegúrate de obtener las instrucciones correctas antes de cortar.
      • Espera hasta que tu perro esté quieto antes de realizar un corte.
      • Comienza en forma conservadora. Es mejor cortar un poco dos veces que cortar demasiado y tocar la raíz.
      • Si cortas una uña y sangra, coloca inmediatamente algo de polvo astringente y presiona levemente el extremo de la uña.
      • Siempre felicita a tu perro por quedarse quieto.


      La acción de caminar ayuda a mantener las uñas cortas ya que rozan contra el concreto; es un beneficio del ejercicio periódico, especialmente si paseas a tu perro por una acera. Esto no significa que no tienes que preocuparte por el corte de uñas, pero podrá pasar más tiempo entre corte y corte.
  • Cómo cuidar los dientes de tu perro?
    • Los dientes sanos son sumamente importantes para el bienestar del perro. Los perros utilizan su boca para comer y también para interactuar con su entorno. Los dientes ayudan a tu perro a mordisquear, levantar y transportar objetos y muy a menudo no se los tiene en cuenta en el aseo. Haz que los dientes sean parte de los cuidados habituales para la salud de tu perro.

    • Los dientes del cachorro

      Los cachorros tienen veintiocho dientes provisorios (llamados dientes de cachorros o dientes de leche) que comienzan a salir alrededor de las cuatro semanas de edad. Generalmente, se caen entre las semanas catorce y treinta ya que se reemplazan por cuarenta y dos dientes adultos o definitivos. Si posees un cachorro que se encuentra en este rango de edad, existen algunos factores importantes a tener en cuenta:

      Durante este período, los cachorros pueden comer levemente menos y mordisquear más. Los juguetes de goma o cuero crudo especiales para perros, que encontrarás en tiendas de mascotas, son una buena inversión para ayudar a evitar daños en el hogar. Puedes encontrar muchos juguetes buenos específicamente diseñados para los cachorros en etapa de dentición.

      Si bien los dientes de cachorros normalmente no duran lo suficiente para observar problemas serios, es importante familiarizar a tu cachorro con los cuidados dentales. Levanta su labio con delicadeza y frota sus encías y dientes, de esta manera se acostumbrará a tener los dedos de alguien en su boca y facilitará los futuros cuidados dentales.

      Frota con delicadeza los dientes de tu perro con una tela suave o un cepillo de dientes aprobado para su uso en perros y cachorros. Puedes colocar una pequeña cantidad de manteca de maní o queso sabroso en el material de limpieza para hacer que la iniciación del inusual tratamiento sea placentera para tu perro.

      Compra una pasta dentífrica formulada especialmente para perros. Existen pastas dentífricas saborizadas con carne y otros sabores especiales para hacerlas más agradables. No utilices una pasta dentífrica formulada para seres humanos, ya que las mascotas ingieren la pasta dentífrica en lugar de escupirla y esto puede causarles malestares estomacales.

      Si los dientes de cachorros continúan presentes por más de 30 semanas, lleva a tu cachorro al veterinario. Esto puede causarle problemas al perro y tal vez sea necesario extraer esos dientes.

    • ¿Cómo mantener la salud bucal de tu perro?

      Comienza a palpar y controlar el interior de la boca de tu perro tempranamente así se va acostumbrando a la idea. Utiliza el método detallado anteriormente en la sección Dientes de cachorros.

      Los alimentos secos y crujientes tales como el alimento para cachorros marca PURINA® PUPPY CHOW® y el alimento para perros marca PURINA® DOG CHOW® pueden resultar de utilidad para mantener limpios los dientes al raspar contra ellos, lo cual ayuda a reducir la formación de sarro. Aun así, no existe ningún sustituto del cuidado dental periódico. Para garantizar la salud bucal de tu perro, se necesitarán cuidados dentales profesionales en forma periódica. Consulta con tu veterinario acerca del cronograma.

    • Problemas dentales

      Los problemas que comienzan en los dientes de tu perro pueden tener consecuencias de largo alcance, desde un simple mal aliento a problemas para comer e incluso infecciones que pueden llegar a afectar a otros sistemas corporales.

      Los indicadores comunes de problemas dentales en los perros son:
      • Aversión a comer
      • Encías rojas, inflamadas y sangrantes
      • Babeo
      • Sangre en la saliva
      • Sarro amarillo-marrón en la línea de las encías
      • Dientes rotos
      • Aliento fétido

      El problema más común en los perros es la formación de placa, la cual se puede acumular y endurecer formando cálculos calcáreos en los dientes. Si no se controla, con el tiempo puede producir inflamación en las encías, y los dientes pueden infectarse e incluso caerse. La infección surgida a partir de esta situación puede extenderse a otras partes del cuerpo del perro.

      Es por ello que es tan importante establecer limpiezas dentales periódicas tanto en el hogar como en el consultorio del veterinario. Si estos problemas ya existen y han avanzado más allá del tema de un simple cepillado, visita a tu veterinario.

      Algunos problemas dentales comunes en los perros asociados a los indicadores anteriormente mencionados incluyen cuerpos extraños (como astillas de madera u otros objetos pequeños cortantes) y ciertas enfermedades sistémicas. Tu veterinario se encuentra mejor equipado para diagnosticar y tratar estas enfermedades.
  • ¿Cómo hacer para que tu perro disfrute del aseo?
    • El aseo periódico debe ser una parte saludable de la rutina habitual de tu perro; incluso puede ser divertido si lo inicias de cachorro y lo asocias con experiencias positivas.

      El aseo periódico incluye cepillar el pelaje, cepillar los dientes, bañar al perro, controlar sus ojos, orejas y patas y examinar la piel. Si bien a tu perro tal vez no le agrade la idea, tú puedes lograr que lo disfrute.

      Todo comienza con tu actitud. Si consideras estas actividades como un trabajo rutinario y eres brusco con tu perro, él percibirá eso. Haz que parezca emocionante y dale a tu perro muchos elogios cuando se quede quieto ante tu orden. También podrías ofrecerle una recompensa en alimentos por su buen comportamiento; lo ideal es un poco del alimento habitual de tu perro. Si comienzas cuando es cachorro, esos refuerzos positivos facilitarán el aseo cuando madure. Aprende cómo usar correctamente las herramientas de aseo que tu perro necesita. Si no sabes cómo, pueden resultar ineficaces e incluso dolorosas. Pide ayuda a alguien experimentado.

      Aquí encontrarás sugerencias e indicadores que deberás tener en cuenta durante el aseo. Si adviertes cualquiera de los indicadores detallados, comunícate con tu veterinario.
      • Cepilla el pelaje. Para muchos perros, el cepillado del pelaje es una experiencia placentera. Hace sentir bien a tu perro y fortalece tu vínculo con él. Además, te brinda la oportunidad de observar de cerca su piel y pelaje. Busca la presencia de bultos debajo de la piel, erupciones, áreas sin pelo, llagas, y piel opaca y escamosa. Si bien unas pocas escamas pueden no requerir atención médica, deberás consultar con tu veterinario si encuentras algo inusual o si tienes dudas.
      • Cepilla los dientes. Utiliza una pasta dentífrica formulada especialmente para perros. Las pastas dentífricas para seres humanos contienen fluoruro u otros ingredientes que pueden dañar a tu perro si son ingeridos en cantidades excesivas.
      • Bríndale a tu perro muchos halagos por dejarte observar y limpiar sus dientes. Cuando examines la boca de tu perro, fíjate si tiene aliento fuerte, encías inflamadas y de color rojo o rosa fuerte o exceso de sarro en los dientes (manchas amarillas o marrones). Si sospechas que hay algún problema en la boca de tu perro, consulta con tu veterinario.
      • Baña a tu perro. Muchos perros disfrutan del agua, incluso para los que no, puedes lograr que asocien el momento del baño con una experiencia positiva. Haz que sea divertido y emocionante para tu perro y felicítalo por su buen comportamiento. Lee más acerca del Baño.
      • Controla sus ojos, orejas, patas y piel. Haz que todos los controles formen parte de una rutina. Recompensa a tu perro por quedarse quieto mientras te aseguras de que sus ojos estén limpios y libres de secreciones, que sus orejas no tengan olor fuerte o indicadores de infección, que sus patas no tengan cortes ni cosas pegadas y que su piel se encuentre libre de erupciones o bultos. Para datos extra, lee el artículo sobre Corte de uñas.

      Con gran cantidad de elogios, una buena actitud y recompensas puedes convertir el momento del aseo en algo que tu perro esté esperando ansiosamente y eso lo hará más fácil para ti y para él.
  • Las mascotas y el olor
    • Existen diversos motivos por los cuales un perro puede emanar olor desagradable. Además de afectarte, también puede indicar ciertos estados de salud que requieren atención por parte de tu veterinario. Cualquiera sea la causa, una mirada más de cerca a tu perro puede ayudarte a encontrar el problema.

    • Acumulación de suciedad; Rodar sobre algo maloliente

      Siempre piensa en las causas obvias, por ejemplo si tu perro ha pasado mucho tiempo sin bañarse, O si has estado en la playa o en el bosque, tu perro puede haber rodado sobre algo. El baño es la mejor solución.

    • Problemas dentales

      Observa el interior de la boca de tu perro. Los cachorros en etapa de dentición pueden tener mal aliento; por lo general es normal y desaparece una vez que la dentición termina. Los dientes manchados, las encías rojas e inflamadas y un olor que excede el habitual pueden ser indicadores de un problema. Si adviertes alguno de ellos, visita a tu veterinario; él también puede explicarte cómo limpiar los dientes de tu perro para evitar futuros problemas dentales.

    • Infecciones de oído

      Las infecciones del oído pueden ser la causa de un olor desagradable, especialmente en los perros con orejas largas y con orejas colgantes. El interior del oído se torna húmedo y cálido (el entorno perfecto para las infecciones); obsérvalo detenidamente, mira si la piel está enrojecida y lesionada, y advierte si tu perro grita de dolor mientras intentas examinar sus oídos. Cualquiera de ellos puede ser indicador de una infección, la cual deberá ser tratada por un veterinario.

    • Enfermedades en la piel

      ¿Sientes una leve grasitud en tus manos después de acariciar a tu perro? Esto puede ser un indicador de seborrea, enfermedad de la piel común en los perros. Los perros que la padecen producen sebo, producto normal de las glándulas cutáneas, de manera excesiva. El resultado puede ser caspa escamosa o una sensación aceitosa y cerosa al tocar el pelaje, y un olor fuerte. La seborrea también puede predisponer al perro a infecciones del oído y la piel. El baño frecuente con un champú medicinal recomendado por tu veterinario ayuda a minimizar el olor.

    • Pelo sucio

      Los perros de pelo largo a veces tienen la parte trasera sucia debido a la defecación. Sin un cepillado diario, la parte trasera se puede tornar enmarañada y maloliente. El rapado mensual alrededor del ano y el cepillado y el aseo todos los días ayudan a que esto no suceda.

    • Glándulas infectadas

      La infección o el vaciamiento inadecuado de las glándulas anales pueden producir olor y malestar en el perro, por lo tanto es aconsejable la visita al veterinario. Un signo de infección es cuando el perro desliza su parte trasera sobre superficies ásperas.

    • Flatulencia

      Los perros también tienen gases. A menos que se trate de una flatulencia sumamente severa, es probable que no haya nada de qué preocuparse. Pero para evitar este problema, deberás ejercitar a tu perro y ofrecerle un alimento para perros de alta calidad. El ejercicio mantiene un movimiento natural y no permite la acumulación de gases. Los alimentos de baja calidad pueden disminuir el índice de digestibilidad y producir gases. Lo mejor para tu perro es dejar que transcurra al menos una hora antes y después de la comida para hacer ejercicio.
  • ¿Cómo controlar la muda de pelo?
    • Los pelos de perro en la ropa y muebles son indicio de poseer una mascota. Si tu perro tiene pelaje, va a existir al menos alguna muda de pelo.

    • Muda de pelo por temporada

      En algunos perros, la muda sólo es una molestia de temporada. Las diferentes razas mudan el pelo en distintas cantidades, por lo tanto si tu piel es sensible al pelo, considera este tema en el momento de elegir la raza y busca aquellas que no muden mucho su pelo.

      También puedes notar una diferencia entre los perros que viven dentro del hogar y los que viven en el exterior. Si tu perro pasa la mayor parte de su tiempo dentro del hogar, puede mudar el pelo todo el año ya que su cuerpo no registrará los cambios drásticos de temperatura que provocan el crecimiento y la caída.

    • ¿Qué puedo hacer?

      No puedes evitar que tu perro mude el pelo, pero puedes mantener esto bajo control extrayendo el pelo antes de que se caiga naturalmente. La solución es el aseo constante.
      • Haz que el cepillado de tu perro sea un ritual diario, especialmente si posees una raza con pelo largo o una que naturalmente muda el pelo. El cepillado puede ser grandioso para el vínculo y para darle a tu perro la atención que él tanto desea.
      • Los cepillos de cardo o similar penetran la capa interna del pelaje y ayudan a extraer los pelos por caer.
      • Durante la temporada de muda puedes llevar a tu perro afuera o a una habitación en donde se pueda pasar la aspiradora con facilidad y utilizar un removedor de pelo bifaz o un peine rastrillo para extraer más pelos. Te sorprenderás cuánto pelo vuela.
      • Un peluquero canino te explicará qué herramientas comprar y cómo utilizarlas correctamente.

    • Muda excesiva

      Si a tu perro se le cae el pelo en exceso, más que en el pasado o si aparecen áreas sin pelo, consulta con tu veterinario. Se puede tratar de una pérdida de pelaje debido a alguna enfermedad.
  • Como elijo el peluquero para mi perro
    • Para algunas personas, es normal que un peluquero profesional se ocupe del aseo de su perro, y escoger uno puede ser bastante simple si te formulas las preguntas correctas. Para la mayoría de los dueños, el primer paso es decidir si es necesario un peluquero.

    • ¿Necesitas un peluquero?

      Esto depende del tipo de perro que poseas y de cuánto tiempo puedas dedicarle. En términos generales, cuanto más largo el pelaje, más mantenimiento requiere. Si tú tienes el tiempo y la voluntad, puedes ocuparte de gran parte de las necesidades de aseo de tu perro, aunque los cortes y recortes siempre es mejor dejárselos a los profesionales.

      Una mirada a las amplias categorías de pelaje y sus necesidades:
      • Razas de pelo corto, incluida la raza Labrador Retriever, necesitan un baño periódico y cepillado semanal para eliminar el pelo que pierden.
      • Razas de pelo largo y grueso, incluidas las razas Afgano, Maltés y Yorkshire Terrier, requieren muchos cepillados y peinados.
      • Razas de pelo largo y rizado, tales como la raza Caniche, casi siempre requieren un amplio aseo que abarca cepillado tres o cuatro veces por semana y también un ocasional rapado.
      • Pelo denso y de largo medio, como tiene la raza Golden Retriever, necesita un buen cepillado por lo menos dos veces por semana.

    • ¿Cómo elegir un peluquero?

      Formula las preguntas que te harías sobre cualquier profesional. ¿La persona tuvo alguna capacitación? ¿Tiene experiencia? Observa cómo lucen los otros perros cuando salen de la peluquería; ¿te gusta su apariencia? Busca un peluquero que haga del aseo una experiencia placentera para tu perro. Pide recomendaciones a tu criador, veterinario, entrenador o amigos.
  • ¡Bienvenido al SPA canino!
    • A veces un perro sólo necesita ser mimado. Mantener a tu perro en su esplendor todos los días va más allá de la nutrición y el ejercicio. Una afectuosa sesión de aseo, que incluya masajes y tratamiento para la piel, dejará a tu perro sintiéndose saludable y luciendo fabuloso.

    • El aseo de tu perro

      El aseo periódico es más que tener a tu perro luciendo su máximo atractivo, también ayuda a promover la buena salud.

      El aseo te brinda la oportunidad de observar la apariencia natural y saludable de tu perro. Conocerás cómo lucen sus ojos, orejas, dientes y pelaje cuando se siente bien y advertirás más rápido cualquier cambio que pueda ser motivo de preocupación.

      El aseo ayuda a extraer el pelo muerto, las escamas de la piel y la suciedad del pelaje de tu perro. También te brinda tiempo para examinar su cuerpo. Pálpalo en busca de bultos raros debajo de la piel, busca si tiene erupciones, áreas sin pelo, llagas, o piel opaca y escamosa -todas posibles señales de alerta que garantizan una visita al veterinario.

      Durante los meses de invierno, el barro, la nieve, el hielo, la sal y las soluciones químicas para quitar el hielo pueden lastimar las patas del perro. Controla sus patas con frecuencia y límpialas con jabón y agua, de ser necesario. Durante los meses de verano, inspecciona sus patas en busca de espinas. Si encuentras alguna, extráela cuidadosamente con pinzas.

    • Masajes para perros

      Si alguna vez te dieron un masaje, probablemente coincidas en que relaja la tensión muscular, libera el estrés y simple y llanamente se siente bien. Los perros piensan lo mismo. Un suave masaje reconforta a tu perro y puede ayudar a aumentar la circulación. Aquí aprenderás cómo ofrecerle a tu perro un ligero y relajante masaje.
      • Primer paso: Haz que tu perro se acueste sobre una superficie suave, como por ejemplo una alfombra. Si tu perro es pequeñito, acomódalo en tu regazo. Comienza con varios golpecitos suaves desde la cabeza a la cola. Cuando tu perro comienza a relajarse, ráscale con delicadeza detrás de las orejas y sigue hacia las mejillas, debajo de la barbilla, sobre la nariz, entre los ojos y sobre la cabeza. También masajea cada oreja varias veces con tu dedo pulgar y tu dedo índice, desde la base hasta la punta.
      • Segundo paso: Utilizando tres dedos, deslízalos lentamente sobre el cuello, los hombros y la barbilla formando pequeños círculos, pellizcando con delicadeza cualquier pliegue de piel flácida. Desciende a lo largo de cada pata delantera ejerciendo ligeras presiones, luego coloca tres dedos de cada lado y delicadamente frota en direcciones opuestas varias veces.
      • Tercer paso: Coloca tu dedo pulgar y tu dedo índice a cada lado de la columna vertebral y hazlos “caminar” hacia la base de la cola, continuando sobre el exterior de cada muslo. Termina con varios golpecitos suaves desde la cabeza a la cola.
        Es importante que tu masaje hogareño sea ligero y delicado. El masaje profundo sólo deberá realizarlo un profesional certificado. Al finalizar, es probable que tu perro esté dormitando plácidamente, y te sorprenderá descubrir que tus propias tensiones se han desvanecido también.

    • Cuidado de la piel

      El pelo en el pelaje de tu perro cumple un propósito mucho mayor que simplemente hacer que luzca adorable. El estado de su pelaje refleja el estado de su piel, que constituye la primera línea de defensa contra lesiones o infecciones.

      Dado que tu peludo amigo no elige su propia nutrición, eres tú,su devoto dueño, quien debe asegurarse que tu perro reciba la nutrición necesaria para mantener una piel y un pelaje saludables. Por eso es tan importante alimentarlo con una dieta completa y balanceada, como el alimento para perros marca PURINA® DOG CHOW®.

      Consulta con tu veterinario si tu perro presenta algún cambio o estado extraño en su piel. Sin importar el problema, el veterinario será capaz de indicarte su origen y posible su solución.

Volver Arriba

Síguenos en
Hazte fan en
Síguenos en
Youtube!